Nenúfares

Flotando en el pantano, boca abajo y con la camiseta abultada, el cuerpo de su mellizo parecía uno de esos nenúfares que se desplazan lentamente sobre el agua. Mientras, ella, sentada en la orilla, empapada y aún sofocada por el esfuerzo, se había quitado los zapatos y escurría con las dos manos uno de sus calcetines. Podía recordar perfectamente a la señorita Benilda, con ese lenguaje tan enrevesado que utilizaba, explicándoles en clase que las ninfeáceas, a pesar de su belleza, están consideradas especies invasoras en determinados ecosistemas. El problema, ahora, era encontrar la manera de convencer a sus padres para quedarse con la habitación de su hermano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: